Imprimir

Óleo

Óleo: acceda a las preguntas y respuestas


Pinceles

La vida de los pinceles puede alargarse consideráblemente si se usan y mantienen de forma adecuada. Especiálmente al usar pintura que se seca rápidamente y es resistente al agua (por ejemplo, el acrílico), es importante que, durante el trabajo, los pinceles se remojen o limpien regularmente para evitar, así, que la pintura se reseque en el pincel. Durante el trabajo, los pinceles para óleo deben enjuagarse en white spirit. Los pinceles de pelo suave nunca deben dejarse en el disolvente con la punta hacia abajo. El haz de pelo quedaría dañado permanentemente. Después de pintar, los pinceles pueden limpiarse del siguiente modo:
  • Primero, limpiar el pincel con un paño o un pañuelo de papel. Especialmente en pinturas pastosas, es importante eliminar los restos de pintura desde la férula hasta la punta del pelo.
  • Los restos de pintura diluible en agua pueden enjuagarse con agua. No presionar el pelo en el fondo del bote de agua. Los pelos suaves pueden quebrarse en el punto de inserción de la férula. Los restos de pintura al óleo o alquídica se enjuagan en white spirit.
  • Limpiar cuidadósamente el pincel en la palma de la mano con un jabón suave o con detergente líquido y agua (mejor que sea tibia) hasta aclarar toda la espuma. No apretar con fuerza el haz de pelo en la mano ya que, especialmente los pelos suaves, pueden quebrarse en el punto de inserción de la férula.
  • Enjuagar abundantemente con agua limpia y sacudir.
  • Dar la forma original al pelo con los dedos y dejar secar en un bote con la punta del pelo hacia arriba.

Los pinceles más usados para óleo son los de pelo de cerda, aunque para determinadas técnicas es preferible usar otros tipos. El pelo de cerda es áspero y puede contener mucha pintura pastosa, pero no es lo suficiente preciso para pintar detalles.

Para trabajos en detalle y veladuras son especialmente aptos los pinceles de marta y de turón. Los pinceles de fibras sintéticas (filamento selecto) son una buena alternativa para todas las técnicas.

 
Cada pincel se suministra en diferentes relaciones calidad-precio. Los Rembrandt son fabricados a mano y de la mejor calidad posible. Los Van Gogh, también hechos a mano, ofrecen una muy buena calidad a un precio razonable. Los pinceles Talens son de buena calidad y su precio es competitivo. Los pinceles para óleo tienen el mango largo para que, al pintar, pueda guardar la distancia necesaria del cuadro.

 

La vida de los pinceles puede alargarse consideráblemente si se usan y mantienen de forma adecuada. Especiálmente al usar pintura que se seca rápidamente y es resistente al agua (por ejemplo, el acrílico), es importante que, durante el trabajo, los pinceles se remojen o limpien regularmente para evitar, así, que la pintura se reseque en el pincel. Durante el trabajo, los pinceles para óleo deben enjuagarse en white spirit.
Los pinceles de pelo suave nunca deben dejarse en el disolvente con la punta hacia abajo. El haz de pelo quedaría dañado permanentemente.
Después de pintar, los pinceles pueden limpiarse del siguiente modo:
  • Primero, limpiar con un paño o un pañuelo de papel, eliminando los restos de pintura desde la férula hasta la punta del pelo (especialmente en pinturas pastosas es importante seguir esta dirección).
  • Los restos de pintura diluible en agua pueden enjuagarse con agua. No presionar el pelo en el fondo del bote de agua. Los pelos suaves pueden quebrarse en el punto de inserción de la férula. Los restos de pintura al óleo o alquídica se enjuagan en white spirit.
  • Limpiar cuidadósamente el pincel en la palma de la mano con un jabón suave o con detergente líquido y agua (mejor que sea tibia) hasta aclarar toda la espuma. No apretar con fuerza el haz de pelo en la mano ya que, especialmente los pelos suaves, pueden quebrarse en el punto de inserción de la férula.
  • Enjuagar abundantemente con agua limpia y sacudir.
  • Dar la forma original al pelo con los dedos y dejar secar en un bote con la punta del pelo hacia arriba.

 

Secativos

Un secativo es una dilución de un compuesto metálico que acelera el proceso químico de secado de la pintura al óleo. El secado del óleo, en general, puede diferenciarse entre el secado superficial y el secado interior. Dependiendo del compuesto metálico del secativo, se estimula o el secado superficial o el secado interior.

El secativo claro, llamado de Courtrai, acelera el secado interior, mientras que el secativo oscuro, de Harlem, acelera el secado superficial. El secativo Courtrai se compone únicamente de una dilución de compuestos de metal, mientras que el Harlem también contiene algo de aceite. El secativo Harlem, por tanto, es más graso y puede considerarse como un medio de secado muy rápido.

El tipo de secativo a elegir depende de la composición del cuadro. Al pintar por capas, para conseguir una buena adherencia de las capas entre sí, debe seguirse la regla de 'graso sobre magro' y no es aconsejable usar Secativo Harlem en las capas inferiores, que además, impediría la adherencia de las capas posteriores al secar tan rápidamente la superficie de la película de pintura. El uso erróneo de un secativo puede causar problemas, ya que el secativo no sólo acelera el secado sino también el proceso de envejecimiento. Para evitar problemas, nunca se debe añadir más del 2% de secativo Courtrai o más del 10% de secativo Harlem. En general, puede decirse que el uso del secativo debe restringirse a un mínimo.
En general, puede decirse que el uso del secativo debe restringirse a un mínimo.

Un secativo es una dilución de un compuesto metálico que acelera el proceso químico de secado de la pintura al óleo. El secado del óleo, en general, puede diferenciarse entre el secado superficial y el secado interior. Dependiendo del compuesto metálico del secativo, se estimula o el secado superficial o el secado interior.

El secativo claro, llamado de Courtrai, acelera el secado interior, mientras que el secativo oscuro, de Harlem, acelera el secado superficial. El secativo Courtrai se compone únicamente de una dilución de compuestos de metal, mientras que el Harlem también contiene algo de aceite. El secativo Harlem, por tanto, es más graso y puede considerarse como un medio de secado muy rápido.

El tipo de secativo a elegir depende de la composición del cuadro. Al pintar por capas, para conseguir una buena adherencia de las capas entre sí, debe seguirse la regla de 'graso sobre magro' y no es aconsejable usar Secativo Harlem en las capas inferiores, que además, impediría la adherencia de las capas posteriores al secar tan rápidamente la superficie de la película de pintura. El uso erróneo de un secativo puede causar problemas, ya que el secativo no sólo acelera el secado sino también el proceso de envejecimiento. Para evitar problemas, nunca se debe añadir más del 2% de secativo Courtrai o más del 10% de secativo Harlem. En general, puede decirse que el uso del secativo debe restringirse a un mínimo.
Un secativo es una dilución de un compuesto metálico que acelera el proceso químico de secado de la pintura al óleo. El secado del óleo, en general, puede diferenciarse entre el secado superficial y el secado interior. Dependiendo del compuesto metálico del secativo, se estimula o el secado superficial o el secado interior.

El secativo claro, llamado de Courtrai, acelera el secado interior, mientras que el secativo oscuro, de Harlem, acelera el secado superficial. El secativo Courtrai se compone únicamente de una dilución de compuestos de metal, mientras que el Harlem también contiene algo de aceite. El secativo Harlem, por tanto, es más graso y puede considerarse como un medio de secado muy rápido.

El tipo de secativo a elegir depende de la composición del cuadro. Al pintar por capas, para conseguir una buena adherencia de las capas entre sí, debe seguirse la regla de 'graso sobre magro' y no es aconsejable usar Secativo Harlem en las capas inferiores, que además, impediría la adherencia de las capas posteriores al secar tan rápidamente la superficie de la película de pintura. El uso erróneo de un secativo puede causar problemas, ya que el secativo no sólo acelera el secado sino también el proceso de envejecimiento. Para evitar problemas, nunca se debe añadir más del 2% de secativo Courtrai o más del 10% de secativo Harlem. En general, puede decirse que el uso del secativo debe restringirse a un mínimo.

 

Barnices

Al pintar, pueden aparecer 'zonas deslúcidas': la pintura se vuelve mate y la intensidad del color disminuye. Este fenómeno no puede evitarse. La causa es una combinación del color usado, el tipo y la cantidad de disolvente añadido y la absorción del sustrato. La cantidad de aceite que contiene la pintura varía según el color, así como también varía la cantidad de disolvente que se le añade. Cuando la pintura contiene relativamente poco aceite y el sustrato absorbe algo de él, es cuando el color se desluce.

Así, resulta difícil valorar la armonía de los colores y por tanto, también tomar las decisiones justas de cómo continuar pintando. Tratando las zonas deslúcidas (cuando están secas al tacto) con muy poca cantidad de barniz de retoque, el brillo y el color volverán a aparecer. Si las zonas deslúcidas son muy absorbentes, será necesario repetir la operación (dejando secar entre una y otra aplicación) hasta que el color y el brillo sean los adecuados. El barniz se seca en pocas horas y forma una película de pintura porosa para que las capas posteriores se adhieran bien. Es muy importante usar muy poco barniz de retoque porque la pintura, al no estar totalmente seca, puede disolverse en el diluyente del barniz. Se aconseja aplicar en spray. Para esta aplicación, al barniz de retoque también se le llama barniz de entre capas, barniz para rechupados o para mateados.

Además, el barniz de retoque también puede usarse como barniz final temporal, para dar un brillo uniforme al cuadro y protegerlo de la suciedad. Si el barniz se aplica en una capa fina, ésta continúa siendo porosa y el proceso de secado de la pintura puede proceder. Para esta aplicación, es súmamente importante dejar secar el cuadro como mínimo un par de meses porque, aunque la pintura parezca seca al tacto, las capas inferiores aún no lo están. El diluyente del barniz penetraría en las capas y haría surgir hacia fuera el aceite aún no seco. Si esto sucede, el cuadro quedará por largo tiempo pegajoso y tanto la suciedad como el polvo se pegarán a la pintura. Cuando la pintura está totalmente seca, se puede aplicar un barniz final sobre el barniz de retoque.
Al pintar, pueden aparecer 'zonas deslúcidas': la pintura se vuelve mate y la intensidad del color disminuye. Este fenómeno no puede evitarse. La causa es una combinación del color usado, el tipo y la cantidad de disolvente añadido y la absorción del sustrato. La cantidad de aceite que contiene la pintura varía según el color, así como también varía la cantidad de disolvente que se le añade. Cuando la pintura contiene relativamente poco aceite y el sustrato absorbe algo de él, es cuando el color se desluce.

Así, resulta difícil valorar la armonía de los colores y por tanto, también tomar las decisiones justas de cómo continuar pintando. Tratando las zonas deslúcidas (cuando están secas al tacto) con muy poca cantidad de barniz de retoque, el brillo y el color volverán a aparecer. Si las zonas deslúcidas son muy absorbentes, será necesario repetir la operación (dejando secar entre una y otra aplicación) hasta que el color y el brillo sean los adecuados. El barniz se seca en pocas horas y forma una película de pintura porosa para que las capas posteriores se adhieran bien. Es muy importante usar muy poco barniz de retoque porque la pintura, al no estar totalmente seca, puede disolverse en el diluyente del barniz. Se aconseja aplicar en spray. Para esta aplicación, al barniz de retoque también se le llama barniz de entre capas, barniz para rechupados o para mateados.
Al pintar, pueden aparecer 'zonas deslúcidas': la pintura se vuelve mate y la intensidad del color disminuye. Este fenómeno no puede evitarse. La causa es una combinación del color usado, el tipo y la cantidad de disolvente añadido y la absorción del sustrato. La cantidad de aceite que contiene la pintura varía según el color, así como también varía la cantidad de disolvente que se le añade. Cuando la pintura contiene relativamente poco aceite y el sustrato absorbe algo de él, es cuando el color se desluce.

Así, resulta difícil valorar la armonía de los colores y por tanto, también tomar las decisiones justas de cómo continuar pintando. Tratando las zonas deslúcidas (cuando están secas al tacto) con muy poca cantidad de barniz de retoque, el brillo y el color volverán a aparecer. Si las zonas deslúcidas son muy absorbentes, será necesario repetir la operación (dejando secar entre una y otra aplicación) hasta que el color y el brillo sean los adecuados. El barniz se seca en pocas horas y forma una película de pintura porosa para que las capas posteriores se adhieran bien. Es muy importante usar muy poco barniz de retoque porque la pintura, al no estar totalmente seca, puede disolverse en el diluyente del barniz. Se aconseja aplicar en spray. Para esta aplicación, al barniz de retoque también se le llama barniz de entre capas, barniz para rechupados o para mateados.
La pintura al óleo se seca químicamente (por oxidación). El aceite se seca por la absorción de oxígeno y aire. Las moléculas forman cadenas entrelazadas. La luz (ultravioleta) es indispensable para producir la energía necesaria para el proceso.

El secado químico del aceite de linaza es un proceso largo que necesita más tiempo que el secado físico de otros tipos de pintura. Dependiendo del grosor de la capa y del tipo de pigmento utilizado, la película de pintura tarda entre una y seis semanas en estar seca al tacto.
 El secado completo tarda entre medio año y un año y en capas muy gruesas, incluso más de un año. Durante este tiempo, la absorción de oxígeno no deja de producirse y es cuando empieza el envejecimiento. Una vez seca la pintura, se aconseja tratar el cuadro con un barniz final para frenar el proceso de envejecimiento.
También es importante que el barniz proteja la pintura de la suciedad. El polvo y otras impurezas no sólo se acumulan sobre la pintura, sino también dentro de ella. Si el cuadro está barnizado, se podrá eliminar la capa de barniz 'sucia' sin dañar la pintura. Para una película de pintura duradera, sólo se puede barnizar un cuadro si la pintura está totalmente seca.
Las versiones brillantes y mates de un mismo tipo de barniz pueden mezclarse en cualquier proporción hasta alcanzar el grado de brillo deseado. Si uno de los barnices contiene materias mateantes, la mezcla debe ser aplicada en la última capa y en una sola dirección para conseguir un mate uniforme.
El barniz de Damar se hace de una resina natural disuelta en trementina. Es uno de los únicos barnices tradicionales que aún se sigue utilizando. Una vez seca, la capa de barniz amarillea y se hace más frágil en el transcurso de los años. Una de las ventajas de este barniz es la facilidad con la que se elimina del cuadro, incluso al cabo de muchos años.
La pintura al óleo se seca químicamente (por oxidación). El aceite se seca por la absorción de oxígeno y aire. Las moléculas forman cadenas entrelazadas. La luz (ultravioleta) es indispensable para producir la energía necesaria para el proceso. El secado químico del aceite de linaza es un proceso largo que necesita más tiempo que el secado físico de otros tipos de pintura. Dependiendo del grosor de la capa y del tipo de pigmento utilizado, la película de pintura tarda entre una y seis semanas en estar seca al tacto.
El secado completo tarda entre medio año y un año y en capas muy gruesas, incluso más de un año. Durante este tiempo, la absorción de oxígeno no deja de producirse y es cuando empieza el envejecimiento. Una vez seca la pintura, se aconseja tratar el cuadro con un barniz final para frenar el proceso de envejecimiento. También es importante que el barniz proteja la pintura de la suciedad. El polvo y otras impurezas no sólo se acumulan sobre la pintura, sino también dentro de ella. Si el cuadro está barnizado, se podrá eliminar la capa de barniz 'sucia' sin dañar la pintura. Para una película de pintura duradera, sólo se puede barnizar un cuadro si la pintura está totalmente seca.

Al pintar, pueden aparecer 'zonas deslúcidas': la pintura se vuelve mate y la intensidad del color disminuye. Este fenómeno no puede evitarse. La causa es una combinación del color usado, el tipo y la cantidad de disolvente añadido y la absorción del sustrato. La cantidad de aceite que contiene la pintura varía según el color, así como también varía la cantidad de disolvente que se le añade. Cuando la pintura contiene relativamente poco aceite y el sustrato absorbe algo de él, es cuando el color se desluce. Así, resulta difícil valorar la armonía de los colores y, por tanto, también tomar las decisiones justas de cómo continuar pintando. Tratando las zonas deslúcidas (cuando están secas al tacto) con muy poca cantidad de barniz de retoque, el brillo y el color volverán a aparecer. Si las zonas deslúcidas son muy absorbentes, será necesario repetir la operación (dejando secar entre una y otra aplicación) hasta que el color y el brillo sean los adecuados. El barniz se seca en pocas horas y forma una película de pintura porosa para que las capas posteriores se adhieran bien. Es muy importante usar muy poco barniz de retoque porque la pintura, al no estar totalmente seca, puede disolverse en el diluyente del barniz. Se aconseja aplicar en spray. Además, el barniz de retoque también puede usarse como barniz final temporal para dar un brillo uniforme al cuadro y protegerlo de la suciedad. Si el barniz se aplica en una capa fina, ésta continúa siendo porosa y el proceso de secado de la pintura puede proceder. Para esta aplicación es sumamente importante dejar secar el cuadro como mínimo un par de meses porque, aunque la pintura parezca seca al tacto, las capas inferiores aún no lo están. El diluyente del barniz penetraría en las capas y haría surgir hacia fuera el aceite aún no seco. Si esto sucede, el cuadro quedará por largo tiempo pegajoso y suciedad como el polvo se enganchará a la pintura. Cuando la pintura está totalmente seca, se puede aplicar un barniz final como el Barniz de retoque.

Para eliminar una capa vieja de barniz, debe procederse con mucha precaución y estar atento a cualquier problema que pueda surgir durante la operación del limpiado. Si el barniz se ha aplicado cuando la pintura aún no estaba totalmente seca, ésta quedará algo blanda por debajo de la capa de barniz, ya que habrá sido aislada del contacto con el oxígeno y no se habrá podido secar del todo. En este caso, cuando se elimine la capa de barniz, puede ser que se disuelva parte de la pintura. Mojar una paletina de un par de centímetros de ancho en white spirit y aplicar sobre una superficie de unos 15 x 15 cm. Esperar a que el barniz empiece a abombarse, enjuagar la paletina en white spirit y repetir la operación. El barniz se disolverá en el white spirit de la paletina. Repetir la misma zona cada vez con la paletina mojada en white spirit hasta que todo el barniz se haya eliminado. Tratar una siguiente zona del mismo modo y así sucesivamente. Cuando el barniz se haya eliminado por compelto, quedará como un halo blanquinoso que desaparecerá cuando se aplique una nueva capa de barniz.
La aplicación de un barniz final temporal no es estrictamente necesaria, pero puede ser deseable si el cuadro aparenta diferentes brillos o si se exhibe antes de aplicar el barniz final. Además, la pintura queda protegida de la suciedad.
Una equivocación muy frecuente es la de aplicar barniz de retoque en exceso y antes de tiempo. Cuando se aplica sobre un cuadro que está seco al tacto, el disolvente del barniz diluye el aceite de la pintura haciéndolo salir a la superficie, donde formará una capa pegajosa. Si el barniz de retoque se ha aplicado como barniz de entre capas y se ha pintado por encima, no habrá ningún problema. Pero si el barniz de retoque se aplica antes de tiempo como barniz final temporal, entonces surgirá el problema anteriormente descrito, resultando en una capa superficial formada por una mezcla de aceite y resina. Esta capa quedará pegajosa durante meses. La única solución es tener paciencia. Para evitar este fenómeno, se aconseja esperar a aplicar al barniz hasta que la capa de pintura esté más seca que sólo al tacto. En capas muy finas, debe esperarse como mínimo un mes. También es de suma importancia aplicar muy poca cantidad de barniz, ya que cuanto más barniz, más disolvente y por tanto, más posibilidad de que surja el problema. Debe considerarse que una capa muy fina de barniz es aún lo suficientemente porosa para la adhesión de capas posteriores de pintura (como barniz de entre capas) y para dejar pasar el oxígeno necesario para el secado total de la pintura (como barniz final temporal).
El Barniz acrílico (brillante 114 y mate 115, tanto para óleo como para acrílico) sí es un barniz final, pero no tiene las mismas propiedades que el Barniz de pintura (brillante 002 y mate 003). El Barniz acrílico se compone de una disolución de resina de acrilato en white spirite, mientras que el Barniz de pintura está compuesto de una disolución de resina de ciclohexanona en trementina (en la versión en spray, en white spirit). Ambos tipos de resinas no amarillean. El 002 es más brillante que el 114 y el 115, más mate que el 003 (las versiones mates y brillantes de un mismo tipo de barniz pueden mezclarse entre sí hasta conseguir el grado de brillo deseado). El agente mateante del 003 se compone de ceras disueltas en trementina; en el frasco el barniz parece transparente, pero una vez seco, su aspecto es satinado. El agente mateante del 115 se compone de sílicas (como vidrio pulverizado). Este barniz debe agitarse bien antes de usarse, ya que el mateante se deposita en el fondo del frasco. El mateante usado en las versiones en spray es siempre sílica para ambos tipos de barniz. Para conseguir un aspecto uniforme con un barniz mate que contiene sílicas, es importante aplicarlo en una sola dirección. El Barniz acrílico forma una película de pintura más flexible que el Barniz de óleo. Esto es especialmente importante al pintar con pintura acrílica, ya que este tipo de pintura es de por sí flexible. Antes de aplicar un barniz final, la capa de pintura del óleo debe dejarse secar como mínimo un año si la capa es muy fina, o más de un año en capas más gruesas. Si la capa de pintura al óleo ya seca contiene mucho aceite, se recomienda limpiar el cuadro con white spirit antes de barnizar para garantizar una buena adherencia.
El agente mateante del Barniz de óleo mate de Talens, se compone de un tipo de cera disuelta en un disolvente. En temperaturas bajas, la cera forma como una especie de copos. Calentando el barniz, al baño maría o bajo un chorro de agua caliente, el mateante se disolverá uniformemente y el barniz se podrá volver a utilizar.

 

Técnicas de pintura

Una capa gruesa de acrílico casi no es porosa y por tanto, no es apta como fondo para óleo. Sin embargo, es posible pintar con óleo sobre acrílico según uno de los siguientes métodos:

  1. Diluir el acrílico con agua y dar una capa fina como base sobre un sustrato de preparación universal. Preparación universal significa que la capa de imprimación es apta para la adherencia de óleo y de pinturas diluibles con agua. Así, por superficie pintada hay menos cantidad de resina de acrilato. Una vez evaporada el agua, la película de pintura es lo suficientemente porosa para que el óleo se adhiera sobre el acrílico. En las zonas donde el óleo traspase el acrílico, la adherencia se producirá sobre la capa de imprimación.
  2. Para la capa de fondo, al mezclar los colores, usar Gesso en lugar de pintura acrílica blanca. Cada color debe ser mezclado con suficiente cantidad de Gesso para que el óleo se pueda adherir. Gesso también es un acrilato puro, aunque ha sido elaborado según una receta especial para la adhesión de la pintura al óleo.

 

Una capa gruesa de acrílico casi no es porosa y por tanto, no es apta como fondo para óleo. Sin embargo, es posible pintar con óleo sobre acrílico según uno de los siguientes métodos:
  1. Diluir el acrílico con agua y dar una capa fina como base sobre un sustrato de preparación universal. Preparación universal significa que la capa de imprimación es apta para la adherencia de óleo y de pinturas diluibles con agua. Así, por superficie pintada hay menos cantidad de resina de acrilato. Una vez evaporada el agua, la película de pintura es lo suficientemente porosa para que el óleo se adhiera sobre el acrílico. En las zonas donde el óleo traspase el acrílico, la adherencia se producirá sobre la capa de imprimación.
  2. Para la capa de fondo, al mezclar los colores, usar Gesso en lugar de pintura acrílica blanca. Cada color debe ser mezclado con suficiente cantidad de Gesso para que el óleo se pueda adherir. Gesso también es un acrilato puro, aunque ha sido elaborado según una receta especial para la adhesión de la pintura al óleo.
La regla de 'graso sobre magro' (léase: flexible sobre menos flexible) debe seguirse cuando un cuadro se pinta en diferentes capas. Cada capa sólo puede aplicarse si la anterior está lo suficientemente seca como para no disolverse. En este caso, el hacer uso de diversos diluyentes es importante y hay que hacerlo con mucha precisión, pues influye en la adherencia de las diferentes capas y la durabilidad del cuadro.
 La pintura al óleo se adhiere anclándose en un sustrato poroso. El aceite ancla una especie de 'patitas' en las que la película de pintura se sujeta una vez seca. Si dejamos secar una capa gruesa de pintura al óleo pura, esa capa no será lo suficientemente porosa para que una capa siguiente pueda adherirse. Para la primera capa, la pintura se diluye con White spirit o Trementina. Estos productos diluyen el aceite de la pintura; con una cantidad determinada de pintura podremos pintar una gran superficie. La Trementina o el White spirit se evapora y así, esa primera capa vuelve a ser porosa. Debido a la dilución, por superficie pintada, no resta suficiente aceite para formar una película fuerte. La película es 'magra' y débil. Lo último parece formar un problema que, sin embargo, es solucionado por la segunda capa de pintura. Después de haberse secado suficientemente la primera capa, se aplica la segunda capa de pintura, diluida con Medio para pintar. Un buen medio para pintar consta de tres componentes: aceite, resina y disolvente. El aceite añadido adicionalmente alimenta la primera capa de pintura (demasiado magra) rellenando los poros que han surgido al evaporarse el disolvente. De ese modo, esa segunda capa puede adherirse bien. Evaporándose el White spirit en esa segunda capa, habrá de nuevo poros que permitirán la adhesión de una próxima capa. La resina, como tercer ingrediente, hay que considerarla como un medio para reforzar la película de pintura. Si, a continuación, damos una tercera capa, debemos usar un medio que sea aún más graso con el fin de alimentar y reforzar las capas subyacentes. La última capa se aplica normalmente en veladuras (glasear). Como medio final se puede elegir entre Medio para veladuras, Medio alquídico, Trementina veneciana o Aceite estandolizado. Esos medios hacen que la pintura de esa última capa fluya sin dejar visible la pincelada. Si el cuadro se compone de diferentes capas, los disolventes nombrados pueden mezclarse en proporciones que vayan de magras a más grasas. O se puede optar por diluir las primeras capas con cada vez menos cantidad de disolvente; las siguientes capas, con un medio para pintar y si se aplican veladuras, diluir la última capa con uno de los medios nombrados para este fin.
'Alla prima' significa que el cuadro se pinta 'húmedo sobre húmedo'. En esta técnica, los colores no sólo se mezclan en la paleta sino también en el cuadro mismo. Debe pintarse rápidamente; ningún color puede secarse antes de finalizar el cuadro. En esta técnica, la pintura siempre se diluye con el mismo disolvente, pero la pintura también puede usarse pura. Si se opta por un disolvente, se aconseja usar un medio para pintar para conseguir un resultado duradero.
Según la experiencia, de los muchos aceites conocidos, como por ejemplo aceites vegetales como el de girasol, de alazor, de soja, de nueces y de maderas, el que tiene las mejores propiedades como aglutinante de pintura es el de linaza. Algunos aceites resultan en una película de pintura quebradiza, otros oscurecen considerablemente la pintura o tardan mucho en secarse o incluso no se secan nunca. Desgraciadamente, no existe un aceite que reúna en uno todas las propiedades óptimas de calidad, pero el aceite de linaza ha probado tener la mejor combinación de propiedades en cuanto al tiempo de secado, flexibilidad de la película de pintura, amarilleo y durabilidad. Por su color amarillo, que a lo largo del tiempo aún se manifiesta más y que puede influir negativamente en los blancos, la producción de este color también se hace con aceite de alazor. Este aceite es más pálido que el de linaza, amarillea menos, seca más lentamente y resulta en una película de pintura algo más quebradiza que la del aceite de linaza. La pintura elaborada a base de aceite de alazor puede causar problemas si se aplica en las primeras capas de un cuadro. Por la diferencia en el tiempo de secado y en la calidad de la película de pintura, se pueden producir tensiones diferenciales que, a la vez, podrían causar problemas de adherencia de las capas posteriores. Por ello, para las primeras capas, se aconseja pintar con blancos elaborados a base de aceite de linaza y sólo usar blancos elaborados a base de aceite de alazor en la última capa.
Al pintar, pueden aparecer 'zonas deslúcidas': la pintura se vuelve mate y la intensidad del color disminuye. Este fenómeno no puede evitarse. La causa es una combinación del color usado, el tipo y la cantidad de disolvente añadido y la absorción del sustrato. La cantidad de aceite que contiene la pintura varía según el color, así como también varía la cantidad de disolvente que se le añade. Cuando la pintura contiene relativamente poco aceite y el sustrato absorbe algo de él, es cuando el color se desluce. Así, resulta difícil valorar la armonía de los colores y por tanto, también tomar las decisiones justas de cómo continuar pintando. Tratando las zonas deslúcidas (cuando están secas al tacto) con muy poca cantidad de barniz de retoque, el brillo y el color volverán a aparecer. Si las zonas deslúcidas son muy absorbentes, será necesario repetir la operación (dejando secar entre una y otra aplicación) hasta que el color y el brillo sean los adecuados. El barniz se seca en pocas horas y forma una película de pintura porosa para que las capas posteriores se adhieran bien. Es muy importante usar muy poco barniz de retoque porque la pintura, al no estar totalmente seca, puede disolverse en el diluyente del barniz. Se aconseja aplicar en spray. 
Al pintar por capas, se puede aplicar una siguiente capa cuando la anterior está lo suficientemente seca para no disolverse. Pero se debe tener en cuenta un margen de tiempo crítico en el que la adherencia de la siguiente capa puede ser insuficiente. Si la pintura aún está pegajosa, no habrá ningún problema. A partir del momento en que la pintura de la superficie parece seca, es cuando empieza el margen crítico y es mejor esperar una semana como mínimo.
La pintura al óleo se seca por la acción del oxígeno y la luz. Para acelerar el secado, debe haber suficiente ventilación y luz. Además, el secado se puede acelerar si a la pintura se le añade un secativo o un medio de secado rápido.
Algunos colores aplicados en capas gruesas se agrietan, especialmente el cobalto, la laca granza y los colores tierra. La causa radica en el tipo de pigmento y por tanto, la composición de la pintura. Resumiendo se puede decir que la pintura al óleo se seca por acción del oxígeno y de la luz. Es lógico que la superficie de la pintura está en contacto con estos elementos, mientras que el interior no es tan accesible. Diferenciamos dos tipos de secado: el secado superficial y el secado interior. Lo ideal sería que ambos fueran paralelos, pero normalmente la superficie se seca antes y forma una película que aísla el interior de la luz y el oxígeno. Si la película superficial, dependiendo de la composición de la pintura, se forma rápidamente y se cierra totalmente, se producen diferentes tensiones entre la película formada y la pintura del interior aún húmeda. Durante el secado, el película superficial se dilata, mientras que el volumen de la pintura interior húmeda no varía. La película ya seca y el interior húmedo forman un conjunto que impide la dilatación y es cuando se forman grietas. La formación de grietas puede evitarse mezclando la pintura con Pasta para pintar 096, también denominada mantequilla para pintar. La Pasta para pintar es un óleo incoloro que, en principio, puede mezclarse con la pintura en cualquier proporción. Para evitar grietas, es suficiente mezclar en una relación de 1:1. El color y la consistencia de la pintura no varían, pero el oxígeno tendrá mejor acceso hacia el interior de la pintura.

 

Aceites

El aceite de linaza blanqueado sólo se diferencia del purificado en el color. Como el color del aceite de linaza cambia según circunstancias como la luz del día o la oxidación, al paso del tiempo, casi no se nota la diferencia de color entre un aceite y otro.
El aceite estandolizado se obtiene al calentar aceite de linaza sin que esté en contacto con el oxígeno. En este proceso, no se produce oxidación. El aceite se hace más espeso porque sus moléculas se amontonan formando grupos (polimerización). El aceite estandolizado tiene una consistencia parecida a la miel y puede diluirse con white spirit o trementina, resultando en una película de pintura más flexible que la del aceite de linaza normal. Tradicionalmente, se usaba como medio para veladuras, pero, actualmente, se usa como ingrediente para la fabricación propia del medio. Es un aceite muy graso y por tanto, apto para la aplicación en las últimas capas. Hace que la pintura no se agriete tanto como con aceite de linaza, alarga el tiempo de secado y aumenta el brillo.
La denominación de 'cocido' no es realmente correcta, ya que el aceite se cuece por debajo del punto de ebullición. En este proceso se le añaden secativos, lo que hace que el aceite se pueda usar como ingrediente para la composición de un medio de secado rápido. Al usar aceite de linaza cocido, ya sea puro o como ingrediente al elaborar un medio, no deben añadirse nunca secativos, ya que influiriía negativamente en la durabilidad de la película de pintura.
Comparado con el aceite de linaza, el aceite de adormidera tarda más en secar, es más pálido, no amarillea tanto y provoca menos formación de grietas. Estas cualidades lo hacen apto como ingrediente de un medio fabricado por uno mismo y combinado con colores claros en la técnica de alla prima. Sin embargo, la película de pintura es más quebradiza que la que se obtiene con aceite de linaza. Su uso en capas inferiores puede causar problemas de adhesión de capas posteriores de colores elaborados con aceite de linaza. Se aconseja usar el aceite de adormidera sólo en las últimas capas al pintar según la técnica 'por capas'.

 

Medios

La Pasta para pintar, popularmente llamada mantequilla para pintar, es un óleo incoloro y no pigmentado. Este medio puede mezclarse con pintura al óleo en cualquier proporción sin que varíe el color ni la consistencia de la pintura. Así, de un color muy caro, por ejemplo, se puede hacer más cantidad de pintura. Además, también se usa para evitar la formación de grietas en colores aplicados en capas muy gruesas. Para este fin, es suficiente mezclar en la proporción 1:1. La Pasta para pintar no amarillea y aumenta la durabilidad de la película de pintura. La pintura resulta más mate y el tiempo de secado algo más corto.
El objetivo de un medio es el de modificar una o más propiedades de la pintura y hacerla apta para determinadas aplicaciones. Algunas de las propiedades que modifica son la consistencia, el brillo, la fluidez, el tiempo de secado, la transparencia y la durabilidad de la película de pintura.
El uso del medio depende de la técnica que se aplica. Pintando con óleo, hay dos técnicas posibles: 'alla prima' y pintar en capas.
 'Alla prima' significa que se pinta 'húmedo sobre húmedo'. Con esta técnica, los colores no sólo se mezclan en la paleta sino también en el cuadro. En esta técnica, la pintura puede diluirse cada vez con el mismo diluyente o se puede usar la pintura pura.
 Pintar en capas quiere decir que uno compone el cuadro dando diversas capas. Una capa siguiente se puede aplicar sólo después de que la capa anterior ya esté tan seca que no se disuelva. En este caso, el hacer uso de diversos diluyentes es importante y hay que hacerlo con mucha precisión, pues influye en la adherencia de las diferentes capas. La pintura al óleo se adhiere anclándose en un sustrato poroso. Si dejamos secar una capa gruesa de pintura al óleo pura, esa capa no será lo suficientemente porosa para que una capa siguiente pueda adherirse
.
 En el caso de pintar en capas, hay que emplear una técnica denominada 'graso sobre magro', lo que equivale a 'flexible sobre menos flexible'. Para la primera capa, la pintura es diluida con White spirit o Trementina. La Trementina o el White spirit se evapora y así, esa primera capa vuelve a ser porosa. Debido a la dilución, por superficie pintada, no resta suficiente aceite para formar una película fuerte. La película es 'magra'.
 Después de haberse secado suficientemente la primera capa, se aplica la segunda capa de pintura, diluida con Medio para pintar. Medio para pintar consta de tres componentes: aceite, resina y White spirit. El aceite añadido adicionalmente alimenta la primera capa de pintura (demasiado magra), rellenando los poros que han surgido al evaporarse el disolvente. De ese modo, esa segunda capa ancla, a la vez, sus 'patitas' y puede adherirse bien. Evaporándose el White spirit en esa segunda capa, habrá de nuevo poros que permitirán la adhesión de una próxima capa. La resina, como tercer ingrediente, hay que considerarla como un medio para reforzar la película de pintura
.
 Si, a continuación, damos una tercera capa, debemos usar un medio que sea aún más graso con el fin de alimentar y reforzar las capas subyacentes. Si el cuadro se va a pintar dando varias capas, los citados diluyentes se pueden mezclar proporcionalmente de magro a cada vez más graso
.
 La última capa se aplica normalmente en veladuras (glasear). Glasear significa aplicar capas de pintura transparentes. En una capa glasis no debe ser visible ninguna pincelada, puesto que la pincelada de las capas subyacentes son visibles a través de la pintura transparente. Como medio final se puede elegir entre Medio para veladuras (glasear), Medio alquídico, Trementina veneciana o Aceite estandolizado. Esos medios hacen que la pintura de esa última capa fluya sin dejar visible la pincelada.
El uso del medio depende de la técnica que se aplica. Pintando con óleo, hay dos técnicas posibles: 'alla prima' y pintar en capas.
 'Alla prima' significa que se pinta 'húmedo sobre húmedo'. Con esta técnica, los colores no sólo se mezclan en la paleta, sino también en el cuadro. En esta técnica, la pintura puede diluirse cada vez con el mismo diluyente o se puede usar la pintura pura. Pintar en capas quiere decir que uno compone el cuadro dando diversas capas. Una capa siguiente se puede aplicar sólo después de que la capa anterior ya esté tan seca que no se disuelva. En este caso, el hacer uso de diversos diluyentes es importante y hay que hacerlo con mucha precisión, pues influye en la adherencia de las diferentes capas. La pintura al óleo se adhiere anclándose en un sustrato poroso. Si dejamos secar una capa gruesa de pintura al óleo pura, esa capa no será lo suficientemente porosa para que una capa siguiente pueda adherirse
.
 En el caso de pintar en capas, hay que emplear una técnica denominada 'graso sobre magro', lo que equivale a flexible sobre menos flexible. Para la primera capa, la pintura es diluida con White spirit o Trementina. La Trementina o el White spirit se evapora y así, esa primera capa vuelve a ser porosa. Debido a la dilución, por superficie pintada, no resta suficiente aceite para formar una película fuerte. La película es 'magra'.
 Después de haberse secado suficientemente la primera capa, se aplica la segunda capa de pintura diluida con Medio para pintar. Medio para pintar consta de tres componentes: aceite, resina y White spirit. El aceite añadido adicionalmente alimenta la primera capa de pintura (demasiado magra) rellenando los poros que han surgido al evaporarse el disolvente. De ese modo, esa segunda capa ancla, a la vez, sus 'patitas' y puede adherirse bien. Evaporándose el White spirit en esa segunda capa, habrá de nuevo poros que permitirán la adhesión de una próxima capa. La resina, como tercer ingrediente, hay que considerarla como un medio para reforzar la película de pintura.
Si, a continuación, damos una tercera capa, debemos usar un medio que sea aún más graso con el fin de alimentar y reforzar las capas subyacentes. Si el cuadro se va a pintar dando varias capas, los citados diluyentes se pueden mezclar proporcionalmente de magro a cada vez más graso.
La última capa se aplica normalmente en veladuras (glasear). Veladuras significa aplicar capas de pintura transparentes. En una capa en veladuras no debe ser visible ninguna pincelada puesto que la pincelada de las capas subyacentes son visibles a través de la pintura transparente. Como medio final se puede elegir entre Medio para veladuras (glasear), Medio alquídico, Trementina veneciana o Aceite estandolizado. Esos medios hacen que la pintura de esa última capa fluya sin dejar visible la pincelada.
Los medios normales se componen de una mezcla de aceite (de linaza), disolvente (white spirite o trementina) y resinas disueltas en el disolvente. El disolvente se evapora de la pintura, las resinas endurecen la película de pintura y el aceite es responsable del tiempo de secado. El proceso de secado del aceite de linaza es químico. El aceite absorbe oxígeno del aire encadenando las moléculas fuertemente las unas a las otras. Este proceso es lento, lo que explica por qué la pintura al óleo se seca tan lentamente.
 
Si queremos que la pintura se seque más rápidamente, necesitamos añadir algo a la pintura para que el aceite absorba el oxígeno con más rapidez. Esto se consigue con disoluciones de determinados compuestos metálicos, los llamados secativos, que se añaden directamente o a través de un medio. Un medio de secado rápido contiene los mismos ingredientes que un medio normal, pero se le han añadido secativos. Los secativos también pueden comprarse puros. Añadidos en grandes cantidades, pueden causar problemas. La cantidad de secativo que contiene el Medio para pintar de secado rápido de Talens 084 es segura para garantizar la durabilidad del cuadro.
El Medio alquídico puede usarse como medio para veladuras. Si se usa como medio para pintar, debe seguirse el principio de 'graso sobre magro'. Este medio es bastante graso y puede hacerse más magro si se le añade white spirite o trementina. En la última capa o en la técnica de veladuras, puede usarse puro. Es un medio que amarillea algo, acelera el secado y aumenta la durabilidad de la película de pintura. También aumenta el brillo y difumina la pincelada.
El nombre de Trementina veneciana tiene su origen en la historia. En Austria, el bálsamo de trementina que se obtenía del alerce, un árbol pináceo, se transportaba a través de Venecia. Este medio tradicional de veladuras es apreciado por su propiedad de influir positivamente en las transiciones de color, pero no da una película de pintura duradera. Es un medio que aumenta la fluidez y el brillo de la pintura, acorta algo el tiempo de secado, amarillea algo y se puede diluir con white spirit o trementina. Usar sólo en las últimas capas.
El medio para veladuras de Talens es el sustituto moderno de los medios tradicionales para veladuras, como el Aceite estandolizado y la Trementina veneciana. La única diferencia es que la película de pintura del primero es más duradera y no amarillea. Este medio aumenta la fluidez y el brillo de la pintura, no influye en el tiempo de secado y es diluible con white spirit o trementina. Usar sólo en las últimas capas.

 

Disolventes

La Trementina rectificada de Talens es despojada de cualquier impureza por medio de destilación y es casi 100% volátil. Aunque la trementina es un producto natural y su olor característico de resina es apreciado por muchos, es más nociva que el white spirit. Sus efectos (poder desengrasante) también son más fuertes.
 El White spirit de Talens es un destilado del petróleo, es muy puro y 100% volátil. Al ser menos nocivo y más económico que la trementina, se aconseja utilizarlo para limpiar los utensilios. El White spirit inodoro apenas contiene las sustancias que le dan el olor característico (aromatizantes) y lo hacen nocivo y es, así, el disolvente menos agresivo. Los aromatizantes son los que le dan el poder desengrasante, lo que significa que también es menos efectivo, pero lo suficiente para diluir la pintura y limpiar los utensilios. El White spirit inodoro no es apropiado para eliminar capas secas de barniz y tampoco muy apto para elaborarse uno mismo el medio para pintar. El White spirit inodoro es muy puro, 100% volátil y no se evapora tan rápidamente como el White spirit artístico.
La pintura al óleo puede diluirse con white spirit o con trementina.
El white spirit inodoro casi no contiene los componentes nocivos responsables del olor (aromatizantes) y es, por tanto, el disolvente menos agresivo. Los aromatizantes son, además, las sustancias que le dan el poder desengrasante y su efecto es por tanto, menos potente, pero lo suficiente para diluir la pintura y limpiar los utensilios. El white spirit inodoro no es apto para eliminar capas secas de barniz y no es tan efectivo para elaborar medio para pintar propio. El white spirit inodoro es muy puro, 100% volátil y se evapora algo menos rápido que el white spirit de calidad artística.

 

Imprimaciones

El gesso se puede colorear con acrílico, con la condición de que no se le añada demasiada pintura. Como consecuencia del proceso de envejecimiento de la pintura al óleo, al cabo del tiempo, la película de pintura perderá flexibilidad. Sin embargo, la flexibilidad del acrílico no cambiará y las diferentes tensiones diferenciales podrían causar problemas en caso de cambios de temperatura.
Blanco de fondo es una pintura alquídica de color blanco y secado rápido, especialmente elaborada para realizar fondos de relieve. Al contener gran cantidad de materias secas (una proporción equilibrada de pigmento de blanco de titanio y materias de relleno), el Blanco de fondo ofrece, una vez seco, una adherencia óptima para pintura al óleo. Además, el Blanco de fondo puede mezclarse en cualquier proporción con pintura al óleo. Usar sólo sobre soportes con imprimación para óleo.

La Pasta para modelar es como si fuera un Gesso muy pastoso y es, por tanto, apta para hacer fondos en relieve, tanto para óleo como para acrílico.

 

Soportes

Ni el óleo ni el acrílico (léase también Gesso) no se adhieren bien sobre metal. Por tanto, el metal siempre debe prepararse de antemano con un primer especial para metal, un producto industrial que encontará en las tiendas especializadas de pinturas. Una vez seco el primer, lijarlo ligeramente. Si aún se ve el metal, aplicar una segunda mano de primer, dejar secar y lijar. A continuación, para una óptima adhesión de la pintura, aplicar una capa de Gesso. De este modo, la preparación será apta para óleo y acrílico.
En principio, como soporte para óleo, puede usarse papel, cartón, madera, algodón y lino, siempre y cuando se hayan imprimado previamente. Un soporte no preparado absorberá el aceite que contiene la pintura y a la larga, será descompuesto por el mismo aceite. Además, a la pintura le faltaría el aceite necesario para envolver los pigmentos y formar una buena película de pintura. Para una buena adherencia, es necesario que la capa de imprimación sea porosa. Así, el aceite penetra por los poros de la capa de preparación y forma un anclaje en el que se adherirá la película de pintura. Según el método tradicional de preparación, el sustrato se prepara primero con una capa de cola de piel de conejo o de liebre, o con una cola de huesos (gelatina). Esta capa protege el soporte de la penetración de aceite. A continuación, se da una capa porosa en la que el aceite se puede anclar. El sustituto moderno y duradero del método antiguo de preparación, es Talens Gesso 1001, a base de puro acrilato. Elaborado según una receta especial, Gesso reúne en un solo producto todas las funciones de las diferentes capas del método tradicional.
En principio, todo sustrato es apto, siempre que se haya preparado de la forma adecuada. Los más usados son algodón, lino, fibras sintéticas, tableros (de madera), cartón y papel. Todos los soportes que Talens suministra vienen preparados. Puede elegir entre bastidores entelados de algodón o de lino, lienzo en rollo en calidad de algodón, lino, algodón/rayón y poliéster, o tablillas enteladas. Los bastidores están disponibles en diferentes tamaños y en calidad de algodón, lino o mezcla de fibras.

No es aconsejable. Al no contener materias secas, als secarse, el Aglutinante para acrílico Amsterdam forma una película muy cerrada en la que el óleo no se adhiere bien.