Imprimir

Proceso de producción

Proceso de producción (enlace)

Para obtener una pintura artística de gran calidad, se necesita un proceso de producción intensivo y especializado. Los empleados de producción de Royal Talens reciben un curso de los especialistas del laboratorio y perfeccionan sus conocimientos bajo la supervisión de los fabricantes expertos. La calidad de Royal Talens es ya todo un concepto a nombre mundial gracias a la perfecta combinación de los últimos adelantos en el mundo de la pintura artística con lo mejor de la tradición.

 


Pintura

Molido de pigmentos

Mediante el molido en el laminador de tres cilindros, se trituran los grumos hasta conseguir la fineza deseada. Es importante que las partículas de pigmento no se dañen durante el proceso para que no varíen el color. Los tres cilindros de acero giran en sentido contrario el uno del otro y a diferentes velocidades. El primer cilindro gira a poca velocidad; el segundo, tres veces más rápido y el tercero, nueve o doce veces más rápido, dependiendo del tipo de laminador. Debido a la diferencia de velocidades, los grumos de pigmento se descomponen, la pintura pasa de un cilindro a otro y finalmente, es recogida con una cuchilla rascadora.

Dispergeren driewals

Control de finura

La distancia entre los cilindros determina la finura del molido. Sin embargo, si el laminador, ya en la primera acción de molido, es ajustado a la finura deseada, puede ocurrir lo siguiente: o las partículas de pigmento son aplastadas (cambio de color), o los cilindros de acero endurecido se rompen debido a que los pigmentos a veces son extremamente duros. Por eso, el laminador primero se pone con un ajuste amplio. Una vez molida toda la pintura, el laminador es ajustado a más finura y la pintura se hace pasar por segunda vez. Ese proceso se repite cinco veces como máximo. Cuanto más fino el molido, más poder colorante tendrá la pintura. Los cilindros son huecos por dentro y son refrigerados por agua, pues, al contrario, los pigmentos se quemarían a consecuencia del calor generado por fricción. Dependiendo del carácter del pigmento y la calidad de la pintura o tinta a elaborar, los pigmentos son molidos entre 2 y 55 micrones (1 micrón = 1/1000 mm). Después del último molido, la pintura adquirirá su viscosidad final.

Después del molido, se mide la finura por medio de la llamada barra de Hegman. La profundidad de la ranura de la barra, indicada en micrones, aumenta gradualmente. La pintura se diluye hasta alcanzar una viscosidad determinada y se coloca en una capa muy fina sobre la barra. Cuando las partículas de pigmento son más grandes que el grosor de la película de pintura, se forman montones que son visibles sobre la superficie. Este es el punto, visible al ojo humano con luz oblicua, que indica la finura de la pintura.

 

Fijnheidcontrole hegeman balk

Control de color

El color producido se compara con una muestra estándar. Ambos colores se aplican en una capa gruesa y otra fina para poder observar no sólo la tonalidad de primer plano, sino también la tonalidad de fondo. No debe haber ninguna diferencia entre el color producido y el color estándar.

Control de estabilización

Para asegurar que sólo los productos de calidad lleguen al mercado, cada partida producida debe reposar durante un tiempo determinado y así, podemos controlar la estabilidad de la pintura. Después del periodo establecido, se hace un control de laboratorio y luego de su aprobación, se pasa al envasado.

Envasado

Los tubos se rellenan por la parte inferior; el tapón ya viene puesto. Los tubos de plástico se cierran por fusión y los de aluminio se doblan un par de veces y se sellan. Los frascos se rellenan, se cierran y se etiquetan en este orden. El último paso del envasado siempre es el de controlar si cada envase contiene la cantidad establecida.

 

 

 

Pasteles suaves

Rembrandt pasteles suaves

Los pasteles suaves Rembrandt se elaboran a base del caolín más fino, también llamado arcilla china o caolínica. Al contrario de los aglutinantes de las pinturas, el caolín no es el responsable de la adhesión al sustrato sino que se encarga de juntar el pigmento en el pastel. La proporción de pigmento y caolín determina la consistencia del pastel.

Mezclar la masa

Las materias primas secas se mezclan con agua en una batidora, formando una masa húmeda de la que posteriormente se harán las barras de pastel. El mezclado debe realizarse según unas pautas determinadas, porque si se mezcla poco tiempo o demasiado, muy rápido o sin mezclar bien los ingredientes, el resultado será un cambio de tonalidad o barras con trozos duros que, sin duda, rallarían la obra a realizar. Debido a la dificultad de establecer de antemano cuánta cantidad de agua absorberá la masa, siendo éste un factor tan importante, el fabricante debe determinar a ojo, la cantidad necesaria por cada color individualmente. Una pericia profesional que sólo se consigue tras muchos años de experiencia.

Control de color

Para establecer si el color es el correcto, el fabricante forma una barra a mano que, después de seca, es comparada con una barrita estándar de muestra. Es importante hacer secar la barrita porque el color varía en estado húmedo o seco. En caso que el color difiera de la muestra, se modifican los ingredientes.

Secado y etiquetado

Una vez hecha la masa, ésta se deja secar en una cámara de secado donde cada color precisa de una temperatura diferente. A continuación, se dejan enfriar los pasteles y se etiquetan. La etiqueta sirve de protección para el transporte y contiene información sobre el color, el pigmento utilizado y la resistencia a la luz.