Imprimir

Pasteles suaves

Pasteles suaves

Rembrandt pasteles suaves

Los pasteles suaves Rembrandt se elaboran a base del caolín más fino, también llamado arcilla china o caolínica. Al contrario de los aglutinantes de las pinturas, el caolín no es el responsable de la adhesión al sustrato sino que se encarga de juntar el pigmento en el pastel. La proporción de pigmento y caolín determina la consistencia del pastel.

Mezclar la masa

Las materias primas secas se mezclan con agua en una batidora, formando una masa húmeda de la que posteriormente se harán las barras de pastel. El mezclado debe realizarse según unas pautas determinadas, porque si se mezcla poco tiempo o demasiado, muy rápido o sin mezclar bien los ingredientes, el resultado será un cambio de tonalidad o barras con trozos duros que, sin duda, rallarían la obra a realizar. Debido a la dificultad de establecer de antemano cuánta cantidad de agua absorberá la masa, siendo éste un factor tan importante, el fabricante debe determinar a ojo, la cantidad necesaria por cada color individualmente. Una pericia profesional que sólo se consigue tras muchos años de experiencia.

Control de color

Para establecer si el color es el correcto, el fabricante forma una barra a mano que, después de seca, es comparada con una barrita estándar de muestra. Es importante hacer secar la barrita porque el color varía en estado húmedo o seco. En caso que el color difiera de la muestra, se modifican los ingredientes.

Secado y etiquetado

Una vez hecha la masa, ésta se deja secar en una cámara de secado donde cada color precisa de una temperatura diferente. A continuación, se dejan enfriar los pasteles y se etiquetan. La etiqueta sirve de protección para el transporte y contiene información sobre el color, el pigmento utilizado y la resistencia a la luz.