Imprimir

Témpera

Témpera: acceda a las preguntas y respuestas


Acabado

Los cuadros realizados a la témpera pueden barnizarse con barniz para témpera a base de resinas sintéticas que no amarillean. La versión brillante 074 hace los colores algo más transparentes y oscuros, la mate 107 no produce casi ningún cambio en los colores. Ambos barnices secan en algunas horas, impermeabilizan el cuadro y pueden mezclarse entre sí para obtener el grado de brillo deseado. Los utensilios deben limpiarse con white spirit.
Otra posibilidad es usar Protecting spray 680, un barniz de secado rápido en aerosol a base de resina de acrilato que no amarillea. Cuanto más barniz se use, más elevado será el grado de brillo y de impermeabilidad del trabajo. Protecting spray hace los colores algo más transparentes y oscuros.
La témpera suele aplicarse sobre papel y enmarcarse tras cristal para proteger el trabajo, debido a la vulnerabilidad del papel. Estos trabajos a la témpera que se enmarcarán no necesitan barnizarse.

 

Técnicas de pintura

La témpera se elabora a base de pigmento, un relleno opaco y como aglutinante, una solución de dextrina (almidón de patata) en agua. Durante el secado, el agua de la pintura se evapora y la película que encoge. Si se aplica en capas finas, esto no tiene consecuencias ya que la pintura se deposita sobre todo en los poros del papel, pero si la capa es gruesa, la cosa cambia. La témpera contiene relativamente poco aglutinante y mucha materia seca: pigmento y relleno. Por absorción del soporte, el aglutinante se depositará en el fondo dejando en la superficie una película quebradiza. Además, la dextrina fluye mal, el aglutinante no se acomoda al decrecimiento de la película y se forman grietas de encogimiento. Como la película de pintura no es flexible, pueden producirse grietas, también cuando se mueve el soporte si éste es flexible.
Resumiendo puede decirse que la témpera no debe aplicarse en capas demasiado gruesas. Sí puede añadírsele a la pintura un medio espeso, por ejemplo medio gel o un medio gel espesante o extra espesante. Estos medios a base de resina de acrilato proporcionan una película de pintura extraordinariamente flexible y pueden aplicarse en capas muy gruesas. Pero, eso sí, quedarán afectadas las propiedades típicas de la témpera, como la piel mate y la intensa huella de color.

 

 

¿Pueden combinarse acrílico y témpera sobre papel de acuarela?

El papel de acuarela es un soporte estupendo tanto para la pintura acrílica como para la témpera, pudiendo estos dos tipos de pintura mezclarse sin problema. Sin embargo, si se aplica témpera pura en capas espesas, pueden presentarse problemas, pues la película no es flexible y puede agrietarse. Por el contrario, el acrílico proporciona una película muy flexible y al mezclarlo con la témpera, dependiendo de la proporción de la mezcla, puede hacer disminuir o desaparecer las grietas debidas a las capas gruesas. Al mezclarse diferentes tipos de pinturas, se obtiene siempre una combinación de las distintas propiedades de las mismas. Así, la acrílica cuando se seca es resistente al agua y la témpera no. Cuanta más témpera se añada, menos resistente al agua será la mezcla.
La témpera se elabora a base de pigmento, un relleno opaco y como aglutinante, una solución de dextrina (almidón de patata) en agua. Durante el secado, el agua de la pintura se evapora y la película que encoge. Si se aplica en capas finas, esto no tiene consecuencias ya que la pintura se deposita, sobre todo, en los poros del papel, pero si la capa es gruesa, la cosa cambia. La témpera contiene relativamente poco aglutinante y mucha materia seca: pigmento y relleno. Por absorción del soporte, el aglutinante se depositará en el fondo dejando en la superficie una película quebradiza. Además, la dextrina fluye mal, el aglutinante no se acomoda al decrecimiento de la película y se forman grietas de encogimiento. Como la película de pintura no es flexible, pueden producirse grietas, también cuando se mueve el soporte si éste es flexible.
Resumiendo puede decirse que la témpera no debe aplicarse en capas demasiado gruesas. Sí puede añadírsele a la pintura un medio espeso, por ejemplo medio gel o un medio gel espesante o extra espesante. Estos medios a base de resina de acrilato proporcionan una película de pintura extraordinariamente flexible y pueden aplicarse en capas muy gruesas. Pero, eso sí, quedarán afectadas las propiedades típicas de la témpera, como la piel mate y la intensa huella de color.
La palabra témpera procede de una época anterior al desarrollo de la pintura al óleo. Entonces, los pintores trabajaban sobre todo con témpera al huevo, los pigmentos se frotaban con yema de huevo. Antes de molerlos sobre el aglutinante, se mezclaban el huevo y el pigmento con una espátula que se llamaba "tempermes" sobre una tabla que se llamaba "temperplaat". De ahí viene el nombre de témpera.
La palabra guache procede de Francia y se usa para pintura elaborada a base de goma arábiga (como la acuarela) a la que se añaden materias opacas de relleno.
El nombre de "plakkaatverf" (en holandés) procede de la época preordenador, cuando los carteles (plakkaten) se pintaban a mano. Para ello, se necesitaba una pintura que pudiese aplicarse en capas delgadas y produjese una película opaca y mate. En inglés se llama también "postercolour", aunque esta denominación sólo se suele usar para las calidades baratas. La témpera se elabora a base de dextrina (almidón de patata). De ahí procede también el término inglés de "designer".
Las distintas clases de pintura tienen en común que se aplican en una capa delgada y forman una película mate. El caso es que, para esta pintura, con la que han crecido casi todos los niños en la escuela, se han empezado a usar indiscriminadamente todas las denominaciones históricas: en holandés "plakkaatverf", en alemán "Temperafarbe" (con la adición del germanizado "designer" como indicador de calidad), en español "témpera" y en francés "gouache". Gouache es la denominación más conocida internacionalmente, suena más elegante que pintura de carteles, por eso la prefieren los artistas.

 

 

 

¿Por qué no hay colores transparentes en la gama de témperas?

Al contrario de lo que ocurre con otros tipos de pintura, a cada color de témpera se le añade un material opaco de relleno que neutraliza parcial o totalmente la opacidad o transparencia características del pigmento utilizado.

 

Pinceles

Para la témpera, son apropiados casi todos los tipos de pelo, pero la elección depende de la técnica utilizada. Si se usa la témpera pura, pueden ser aconsejables los pinceles de cerda. Si la pintura se diluye en abundante agua, entonces serán preferibles los pinceles de pelo más suave, como el de buey y el de marta (kolinsky). En cualquier caso, los pinceles de poliéster (filamento selecto) constituyen una excelente alternativa.

La vida de los pinceles puede prolongarse sustancialmente si se utilizan y conservan bien. Sobre todo, si se usa pintura que seca rápidamente a prueba de agua (por ejemplo acrílico), los pinceles deberán mantenerse mojados o limpiarse mientras se realizan otras tareas para evitar que la pintura se reseque.
Los pinceles de óleos pueden limpiarse durante el trabajo de vez en cuando con white spirit. No dejar nunca los pinceles de pelo suave sobre la punta en el disolvente, pues el pelo puede deteriorarse irremisiblemente.
Después de pintar, los pinceles pueden limpiarse del modo siguiente:

  • Secar primero el pincel con un paño o pañuelo de celulosa, arrastrando cuidadosamente los restos de pintura desde la férula a la punta del pelo, esto debe hacerse especialmente cuando se trate de pintura muy espesa.
  • Enjuagar con agua los restos de pintura soluble en agua, procurando no dar golpes con el haz de pelo en el fondo del frasco ya que, sobre todo, los tipos de pelo suave pueden romperse contra el borde de la férula. Los restos de pintura alquídica y al óleo deben limpiarse con white spirit.
  • A continuación, lavar el pincel cuidadosamente, manteniendo el haz de pelo en la palma de la mano, con jabón o detergente neutro y agua (preferiblemente templada) hasta que la espuma salga completamente limpia. No apretar demasiado el haz de pelo contra la mano, pues el pelo, sobre todo los tipos suaves, puede quebrarse contra el borde de la férula.
  • Enjuagarlos con abundante agua limpia y sacudirlos.
  • Formar con los dedos el pelo en el modelo original y dejar secar el pincel cabeza arriba en un recipiente.

 

Soportes

Con témperas, en principio, puede pintarse en cualquier tipo de papel, pero los mejores resultados se obtienen usando papel de acuarela. Este papel tiene la superficie revestida, en la mayoría de los casos, de gelatina. Este revestimiento hace que el papel no absorba el pigmento y así, los colores conservan su pureza. Además, el engomado evita que el papel se ondule cuando se usa mucha cantidad de agua.
Aunque la témpera suele aplicarse sobre papel, cualquier superficie exenta de grasa y algo porosa puede servir. Además, es importante que el soporte tenga pH neutro, es decir, ni ácido ni alcalino. Así, por ejemplo, es posible pintar a la acuarela sobre Gesso.