Imprimir

Acuarela

Acuarela: acceda a las preguntas y respuestas


Acabado

Las acuarelas, normalmente, se enmarcan tras cristal y no necesitan barnizarse. El cristal las protege contra la suciedad y en parte, también contra los efectos nocivos de la luz sobre los colores. Sin embargo, en el caso de que la acuarela sirva para un fin ilustrativo, por ejemplo y vaya pasando de mano en mano durante una presentación, puede resultar dañada por la humedad o la suciedad. En este caso, es mejor barnizarla. El barniz Talens de acuarela mate 050 es invisible después de seco y hace la acuarela resistente al agua. La pintura queda protegida contra la humedad y la suciedad probablemente podrá limpiarse. Este barniz puede usarse también para lápices de acuarela.
Los barnices, en general, se pueden espesar si el frasco no se cierra bien. El disolvente se evaporará poco a poco. La resina disuelta no se evapora, lo cual tiene por resultado que el porcentaje de resina del barniz vaya incrementándose. Este problema se puede resolver rápidamente añadiendo un poco de white spirit y sacudiendo el frasco enérgicamente, pero es importante no añadir demasiado white spirit porque la cantidad de resina del barniz no sería entonces suficiente para proteger debidamente el cuadro.
El agente mateante del barniz está formado por sílice, comparable a vidrio pulverizado. Al contrario de las resinas, los sílices no están disueltos en white spirit y confieren al barniz un aspecto algo lechoso. Si no se usa durante algún tiempo, el agente mateante se depositará en el fondo, como puede verse claramente en el frasco, donde hay una capa lechosa en el fondo y por encima, el barniz transparente. Por eso, para distribuir bien el agente mateante, hay que agitar bien el barniz antes de usarlo. Cuanto más tiempo permanezca inmóvil el barniz, más compacta será la capa depositada. En este caso habrá que agitar el frasco por más tiempo para que el barniz recupere su distribución homogénea.

 

Técnicas de pintura

El fenómeno de que ciertos colores queden fijados en el papel y sólo puedan deslavarse parcialmente tiene que ver con el pigmento. Los pigmentos se muelen sobre el aglutinante a un determinado grado de finura de partícula que, para una pintura de acuarela de calidad de élite, es como máximo de 25 micras (1 micra = 1/1000 mm). Junto a las partículas de este tamaño máximo, hay también partículas de pigmento más pequeñas o incluso mucho más pequeñas. En algunos pigmentos, las partículas extremadamente finas son la mayoría. Éstas penetran en el papel y se fijan en las fibras, mientras que las partículas más gruesas permanecen más en la superficie. Esta es la razón por la que un color elaborado a base de un pigmento en el que predominan las partículas finas es más difícil de eliminar. Ejemplos de colores de gran poder de fijación son: azul ftalo, verde ftalo, rosa quinacridona y azul indantreno.
La diferencia hay que buscarla en el fenómeno llamado "granulado". El granulado es una propiedad que tienen ciertos pigmentos y quiere decir que el pigmento, una vez aplicada la pintura, se reúne en grupitos, formando un efecto granulado o cortado que da viveza a la superficie coloreada. El granulado es una propiedad típica del pigmento ultramar en general, aunque unos tipos de ultramar tienen esta propiedad en mayor grado que otros. Este tipo de ultramar suele llamarse ultramar francés y se usa cuando se desea obtener precisamente este efecto granulado. Otros ejemplos típicos de colores granulantes son el verde de cobalto, los azules cobalto y cerúleo, siena natural, negro marfil, tierra verde y verde esmeralda.
Lo más probable es que al papel no le pase nada y que los arañazos se hayan hecho durante el trabajo. La mayoría de los papeles de acuarela están provistos en su superficie de una capa de revestimiento, una capa engomada en la parte exterior que evita que el papel absorba los pigmentos. Sin este engomado, los colores perderían intensidad. Si se aplica mucha pintura al papel de acuarela (o sea, mucha agua con pigmento), de una vez o en capas repetidas, el papel absorberá gran cantidad del agua antes de que ésta haya podido evaporarse, pero los pigmentos permanecen en la capa engomada. Por efecto del agua, el papel se abomba y el revestimiento (que suele ser de gelatina, sustancia muy sensible a la humedad) se ablanda, quedando muy vulnerable el papel. Si ahora se toca el papel con el borde de la férula del pincel, se rasca la capa de goma eliminándola. Y el papel podrá absorber el agua juntamente con el pigmento, por eso vemos una raya oscura. Por consiguiente, es importante que sólo se toque el papel con el pelo del pincel.

Pinceles

Los tipos de pelo suaves pueden retener mucha agua y por eso, se emplean para los pinceles de acuarela. Existen pinceles de diferentes calidades y precios dependiendo del tipo de pelo. Muy asequibles son los pinceles de pelo de poni, cabra y buey. Los pinceles más caros, de pelo de ardilla, marta roja y kolinsky son de excelente calidad.
La vida de los pinceles puede prolongarse sustancialmente si se utilizan y conservan bien. Sobre todo, si se usa pintura que seca rápidamente a prueba de agua (por ejemplo acrílica), los pinceles deberán mantenerse mojados o limpiarse mientras se realizan otras tareas para evitar que la pintura se reseque. Los pinceles de óleos pueden limpiarse durante el trabajo de vez en cuando con White spirit. No dejar nunca los pinceles de pelo suave sobre la punta en el disolvente, pues el pelo puede deteriorarse. Después de pintar, los pinceles pueden limpiarse del modo siguiente:

  • Secar primero el pincel con un paño o pañuelo de celulosa, arrastrando cuidadosamente los restos de pintura desde la férula a la punta del pelo, esto debe hacerse especialmente si se trata de pintura muy espesa.
  • Enjuagar con agua los restos de pintura soluble en agua, procurando no dar golpes con el haz de pelo en el fondo del frasco ya que, sobre todo los tipos de pelo suave, pueden romperse contra el borde de la férula. Los restos de pintura alquídica y al óleo deben limpiarse con White spirit.
  • A continuación, lavar el pincel cuidadosamente con el haz de pelo en la palma de la mano con jabón o detergente neutro y agua (preferiblemente templada) hasta que la espuma salga completamente limpia. No apretar demasiado el haz de pelo contra la mano, pues, el pelo, sobre todo los tipos suaves, puede quebrarse contra el borde de la férula.
  • Enjuagarlos con abundante agua limpia y sacudirlos.
  • Formar con los dedos el pelo en el modelo original y dejar secar el pincel cabeza arriba en un recipiente.
Los pinceles de pelo de marta se elaboran, en general, con pelo de la cola de diferentes animales de la familia de la comadreja. El pelo posee una magnífica capacidad de absorción de humedad y puede modelarse en forma de punta aguda. En un buen pincel de marta, la punta se forma automáticamente cuando se humedece el pincel. Hay pelo de marta de diferentes calidades, siendo un factor importante la flexibilidad. La calidad del pelo está determinada en parte por las condiciones climáticas en que viven los animales. Cuanto más frío haga, más fuerte y largo será el pelo. Así, la calidad suprema, la tradicionalmente llamada kolinsky, procedía de la península de Kola, situada al norte de Rusia. De aquí era de donde se traía el pelo originalmente. En la actualidad, el pelo de kolinsky viene de ciertas partes de China y Mongolia. El pelo denominado actualmente de marta roja procede de animales que viven en condiciones más moderadas y es menos caro. El precio de los pinceles de pelo de marta está determinado por una serie de factores. En primer lugar, cada pincel se elabora a mano. Sólo los experimentados maestros pinceleros pueden hacer, de un pelo de calidad superior, un pincel de calidad superior. Cuanto más grueso sea el pincel, más largo debe ser el pelo. Una cola de kolinsky proporciona alrededor de 6 a 7 gramos de pelo, en su mayoría compuesto por pelos cortos. Un pelo muy largo, de unos 7 centímetros es escaso y por lo tanto, costoso. Quien sabe sacar partido a las especialísimas cualidades de un kolinsky y puede permitírselo, en este pincel, tendrá un amigo para toda la vida.
El pelo de ardilla suele denominarse petit gris (del francés: pequeño gris). Estos pinceles son los pinceles de acuarela tradicionales franceses. De la ardilla gris que vive en Francia, solo se utilizaba la cola para la elaboración de pinceles. En la actualidad, la ardilla gris francesa es una especie protegida y el pelo procede de la ardilla canadiense y principalmente, de la ardilla rusa "kasan azul". Sin embargo, por tradición, sigue llamándose petit gris. El pelo de ardilla se sujeta encastrándolo en una férula de metal o, como se hacía tradicionalmente, en el cañón de una pluma (de cisne). También el pelo de ardilla puede modelarse en forma de punta aguda.

Auxiliares

Liquid Masking Film es un líquido de enmascarar a base de caucho natural (látex). Al pintar a la acuarela, no suele usarse pintura blanca, de manera que hay que guardar espacios de papel sin pintar en las zonas que se quiere que queden blancas. En el ritmo del pintado, estas zonas podrían resultar manchadas de pintura por accidente y por mucho que se intentase, la pintura no podría eliminarse nunca, ni siquiera con agua podría lavarse el papel para que quedase otra vez blanco. Por eso, en estas zonas puede aplicarse líquido de enmascarar y una vez seco, puede pintarse por encima sin problema. Cuando esté listo el cuadro y seca la pintura, el líquido de enmascarar se elimina simplemente frotándolo con el dedo (limpio) o con ayuda de una goma de borrar y el papel aparecerá blanco donde debe estarlo.
Para obtener un buen resultado, es importante utilizar un buen papel de acuarela engomado. Durante su producción, el papel de acuarela se pasa por un baño de goma para limitar la absorción de humedad (por consiguiente, de color). Si se usa papel sin engomar o mal engomado, el líquido de enmascarar se adherirá demasiado al papel y éste puede deteriorarse cuando se elimine.
El pincel utilizado para aplicar el líquido de enmascarar debe lavarse inmediatamente con agua templada y jabón, pues si no, no podrá limpiarse jamás. Para esta tarea suelen usarse pinceles viejos, bastoncillos de algodón o palitos de cerillas. El deterioro del pincel puede evitarse frotando el haz de pelo con hiel de buey. Entonces será difícil que el líquido de enmascarar se adhiera al pelo y será fácil lavar el pincel.

 

Soportes

Con acuarelas, en principio, puede pintarse en cualquier tipo de papel, pero los mejores resultados se obtienen usando papel de acuarela. Este papel tiene la superficie revestida, en la mayoría de los casos, de gelatina. Este revestimiento hace que el papel no absorba el pigmento y así, los colores conservan su pureza. Además, el engomado evita que el papel se ondule cuando se usa mucha cantidad de agua.
Aunque la acuarela suele aplicarse sobre papel, cualquier superficie exenta de grasa y algo porosa puede servir. Además, es importante que el soporte tenga pH neutro, es decir, ni ácido ni alcalino. Así, por ejemplo, es posible pintar a la acuarela sobre Gesso.